jueves, 24 de octubre de 2013

Nada importa

Ahora que estás en mi mente,
Siéntate, tómate un café conmigo,
Quiero decirte esto:

No importan las palabras,
No importa lo que diga,
No importa que sonrías
No importa que me no me importe,
No importa que sea natural,
No importa que se sienta bien,
No importa que sea correcto,
No importa que lo haga todo bien,
No importa que sea perfecto,
No importa que esté prohibido,
No importa que se sienta mal,
No importa que seamos los dos,
No importa que estemos locos,
No importa que seamos felices,
No importa que esté mal,
No importa que no te importe,
No importa que sepa cómo,
No importan las cursilerías,
No importa lo que he aprendido,
No importa lo que sienta
No importa lo que sientas
No importa si sentimos igual,
No importa que me arriesgue, otra vez,
No importa que sea una locura,
No importa el día ni la noche,
No importa dónde,
No importa cuándo,
Ni por qué,

No importa nada
Nada importa

Si al final...
                               sigues siendo de él. 

Deseo de amar

veo tus ojos, veo esa pasión que escondes, veo ese deseo de amar, el deseo de entregar lo que por años tu corazón logró almacenar. Es una triste historia entre dos personas que su amor no pueden entregar, un amor que nació de una amistad, un amor que prohibido está. Suspiros, llantos, besos y una despedida fue todo lo que se pudieron entregar. El tiempo equivocado con la persona ideal, dos corazones rotos que algún día volverán a amar.

GV

EDM

momento de penumbra paso sin ti
angustia sin fin parece gobernar
todo parece mal 
el pecho aprisiona mi corazón
el oxígeno no penetra mis pulmones
mis ideas no fluyen natural 
mi cuerpo pesado se hunde en fango 
tristeza corre por mis venas
deliro con pensamientos negativos.

es hasta nuestro encuentro que se sueltan las ataduras
todo el panorama cambia
la sangre hierve
los sueños son alcanzados
cierro los ojos y estás en mi 
dentro de mi inconsciente
liberas lo mejor de mí
mi cuerpo y mi alma son uno solo
no existen puentes ni caminos
solo tú y yo.
flotar en el universo parece insignificante
con ese ritmo me llevas a todos lados
arriba, abajo, dentro, afuera.
hago movimientos extraños
como que cada parte de mi cuerpo tomara vida propia
pero al mismo tiempo unidos. 
Felicidad pura es lo que siento.
Pura felicidad me haces sentir.

Eres mi droga, música. 

lunes, 21 de octubre de 2013

Odio

  • Odio esa sensación de estar atrapado en un semáforo en rojo, carros adelante, el de atrás casi besándome el bumper. Esperando no ser despojado por un motorista de mi aparato inteligente. Por un pinche celular. Odio esa sensación de ver por el espejo retrovisor, una única luz acercándose por mi lado izquierdo. Sin saber las intenciones de tal individuo. La luz se sigue acercando y empieza el miedo. La cólera sube por mis venas hasta mi cabeza que empieza a maquinar como desaparecer en ese momento. Espero que el semáforo cambie a verde para salir disparado de ahí. O en caso contrario luchar por no ser violentado. Odio esa sensación de esperar lo peor. Ver de reojo el semáforo aun en rojo y regresar al retrovisor para esperar a que todo pase. Segundos han pasado y en mi mente hasta mi muerte he repasado varias veces. Las noticias del día siguiente. Pienso en que debo escribir mi testamento o por lo menos lo que deseo que hagan con mi cuerpo al fallecer. Odio esa sensación de tener la primera esperando ser activada para escapar en cualquier momento. La luz al fin se queda a mi lado. Mi mente solo piensa en actuar rápidamente y sin remordimiento. En caso de que el individuo recién posado intente hacer sus maldades. Odie esa sensación de ver una mirada humilde a través de ese casco. Una sonrisa amigable. Que solo va en dos ruedas por necesidad. Odio esa sensación de criminalizar a personas que solo quieren una vida mejor. Odio que la fuerza y el miedo le ganen a la humildad y al trabajo honesto. 

viernes, 18 de octubre de 2013

Les cuento algo

Les cuento algo, algo personal con lo que nací y mantengo desde entonces. Tengo el don de escuchar a las personas, escuchar sin juzgar y si es muy necesario dar un consejo oportuno o un punto de vista. Muchas me buscan para hablar, hablar, hablar, se desahogan conmigo, una especie de pañuelo humano o algo por el estilo. Todos me cuentan sus hazañas y sus fracasos. Más que todo, sus fracasos, en el amor. Siempre paramos hablando sobre el amor. Y es que ¿Qué sería de esta vida sin ese sentimiento? Creo que es la base de la vida y que todos merecemos experimentarlo de una forma sana en algún momento de nuestras vidas. Pero regresando al tema. Nunca he sido bueno para hablar. Menos para decir lo que siento, esto me ha impulsado a escribir. He tratado con las personas que me buscan de generar un dialogo para discutir lo mejor para superar el momento. Con pocas personas he abierto mi corazón y mis sentimientos reales, pero no funciona. Nunca me escuchan, solo quieren hablar y hablar. Y está bien no me quejo, aprendí que aquí estoy para eso, para escuchar. Pero esto no es para eso. Este desahogo no es para eso. Esto va dedicado a esa persona, la única, que de la forma más natural ha aceptado callar por un momento y realmente escuchar. Generamos un dialogo cuando es necesario y monólogos cuando no. Es la única que me conoce tal y como soy. Ella sabe si le miento o le digo la verdad a través del teléfono o incluso por wattsapp. No digamos si me mira de frente. Me imagino que ya suponen que es chava. Y si lo es. Es la única persona que realmente puedo llamar mi mejor amiga. La única. Últimamente no hemos platicado tanto como solíamos. Cada quién tiene sus quehaceres y responsabilidades. Una vez escuché a alguien decir algo que iba más o menos así. Es que Mario (nombre ficticio) no es un amigo para salir a chingar, él es mi mejor amigo, le puedo contar todo. Esta pequeña frase me quedó grabada para siempre. Y desde ese día quise encontrar a mi “Mario”. Nunca imaginé que iba a ser “María”. No sé realmente qué me llevó a escribir esto. Lo más seguro es que la extraño. Ojalá cuándo lea esto sepa que es una persona muy importante para mí. Que no le voy a dejar de alegar por qué nunca me escribe. Y que siempre voy a querer verla y platicar un rato. Espero también que cuándo lea esto sepa que es ella. Me imagino que sí. Así que espero aunque sea un mensajito como respuesta jajaja. Y si alguien más sabe quién es que le diga que revise su inbox por favor. J



PD: Feliz noche, tarde, madrugada, mañana o sea cuándo sea que lo lea :)

A mi lado.

No sé si sean los zancudos,
no sé si sea el calor o la ropa.

El teléfono suena sin interrupción.  
No puedo dormir.

O será tu nombre que ronda en mi cabeza
que está a punto de explotar.

Dejando en las paredes letras de canciones
escritas para ti.

Las palabras atragantadas
en el subconsciente
no pueden salir.

Necesito despertar para escribirte
unas cuantas líneas y entender esto.

Necesito que despiertes.
Necesito escuchar tu voz.

Necesito que madrugue y corra el tiempo,
para mañana poder verte y entregarte esto.

Necesito otro día para soñar contigo,
verte por un momento nada más.

Necesito que no sea mañana,
para no desilusionarme,
al verte otro día más,
junto a él.

Me pregunto cuan linda te verías

sonriendo a mi lado.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Fue en el centro

Fue en el centro donde la conocí, caminábamos con los amigos sobre la sexta vitrineando, contando chistes y viendo mujeres. Qué raro. Del otro lado de la calle tres chavas nos sonrieron, un amigo se atrevió a platicar. Una pelirrojita se mantuvo al margen, llamó mi atención.  Entre risas, una pizza y cervezas acordamos salir en la noche. Pasé el resto de la tarde pensándole. Al llegar a Los Lirios nos encontramos en la puerta, después de unos cubetazos y ver que ella no concordaba con el lugar, le propuse salir a fumar. Sus ojos se alumbraron al salir de ahí. Solo para encontrarme que afuera la esperaba su amor. Fue en el centro dónde la conocí. Fue en el centro dónde la perdí. #CaminemosPorElCentroHistórico

jueves, 10 de octubre de 2013

Sus ojos

Él la vio, coincidieron con el vendedor de dulces, a pesar que llegó primero le cedió la primicia de la venta, ella sonrió. 
La miraba tan inmensamente, esos profundos ojos que hicieron que perdiera la poca cordura que le quedaba. Imaginó palabras saliendo de su boca. 

No fueron elocuentes. 

-¿Perdón? Respondió ella sin culpa alguna que sus palabras lograran quebrantarlo con tanta facilidad. 

-Disculpa.

-¿Por qué? Replicó asombrada.

-Por enamorarme.

-¿De qué hablas?

-Es la primera vez que veo tus ojos.

Páginas vistas en total